Y por casa, ¿cómo hablamos?

>> martes, 1 de septiembre de 2009

Ana se anda preguntando por qué razón los hombres y las mujeres no se entienden si ambos hablan, en teoría, el mismo idioma.
Y con pasar un día hablando con gente común y corriente, con profesionales, con estudiantes, hombres y mujeres, me di cuenta que son varias las causas de la incomunicación.
A saber:

1- El impacto del mercadeo (márketing):
El aspecto de las cosas y cómo se presentan han afectado incluso al lenguaje. Ya no se dice peluquero, sino estilista o coiffeur; hacer un viaje de turismo a cualquier parte y con poco lujo, se dice turismo aventura.

2- La profesionalización del lenguaje:
Los que tocan de oído o saben por arriba algún tema son consultores o licenciados; los pobres no son pobres, son ciudadanos bajo la línea de pobreza y no pasan hambre, sino que tienen sus necesidades básicas insatisfechas.

3- Introducción de vocablos de otros idiomas:
Pagarle a otro para que se mande las mismas macanas se llama outsoursing; los ñocorpis y las chabombas son lingerie y si una chica no me da bola es que no es de mi target. Los kioskos son drugstores y una caminata se transformó en trekking.

4- Sobredimensión de eufemismos:
Se le dice déficit fiscal al saldo de los robos continuos e indiscriminados de los políticos; asesor a cualquier acomodado y reestructuración a los despidos masivos.

Además, está un aspecto que olvidamos normalmente al sentarnos a hablar con alguien: nosotros estamos suponiendo que el otro entiende los términos usados, que está de humor y concentrado en la conversación y que va a actuar en consecuencia de lo que le decimos.
La Chichi pensó la incomunicación como una cuestión de género y yo pienso que va más allá: creo que cada vez nos volvemos más hacia adentro, más individuales, con escasa capacidad para escuchar, prestar atención y entender lo que le pasa al otro.

Es una cuestión de ponernos por un momento en el lugar del otro y comprender...

13 votos a favor:

Lola 2 de septiembre de 2009, 0:22  

Puede ser que como cada vez se pretende hablar más en dificil ni hagamos el intento de entender lo que nos dicen.
Pero también hay cada uno que SE HACE el que no entiende (empezando por el chino del super para abajo) que complica más el cuadro.
Y otra cosa más: muchas veces el que habla no tiene en cuenta decir algo o hacerlo de alguna forma que al otro le interese minimamente seguir escuchando. La gente está muy egoísta en eso, si querés hablar, hablar y hablar de vos mismo, que te escuchen, y no levantar la vista siquiera para ver si el otro está entendiendo o está necesitado de contar algo él mismo a su vez, andá a un psicologo! Probablemente no te solucione nada pero al menos, la mitad de las veces, si tenés suerte, se hacen lo que te escuchan.

Besos

GABU 2 de septiembre de 2009, 0:30  

Absolutìsimamente de acuerdo con LOLA!!!

Que tanto hombres como mujeres son egoìstas,ya no es novedàt,lo curioso serìa que encima de REconocerlo y hacerse cargo,se intente descomprimir ese egoìsmo del YO y SÒLO YO,creo,de pronto,me parece...

P.D.:Y sabès què?? Estarìa buenìsimo si el otro una vez comprobado que es comprendido y ENTENDIDO,baja un cambio tambièn porque no me voy a cansar de repetir hasta el mismìsimo hartazgo que si uno NO quiere,dos NO pueden!!

He dicho y me retiro a conversar con mi almohadita... =)

BESULLIS

Julia Q 2 de septiembre de 2009, 12:11  

A mi me parece que son dos cosas distintas; por un lado está la individualización impuesta por un sistema ultra capitalista y por otro están las diferencias de la forma de pensamiento del hombre y la mujer. Esto es aparte y esta comprobado cientificamente. Es un tema cerebral. Igualmente para ambos casos habría que si o si lograr ponerse dos minutos en el lugar del otro.

Ana 2 de septiembre de 2009, 17:18  

No tengo dudas de que es así como vos decís.

Lo mío (el remarcar el tema de la diferencia de género) fue algo puntual, chistoso, no muy elaborado...

Pero hablando en serio, en la era de la comunicación estamos cada vez más incomunicados y ésto no es un tema de género. Y es alarmante!

Etienne 2 de septiembre de 2009, 21:43  

Lola, me parece que el recurso de hablar en difícil es para darse más importancia; lo de los chinos es patético. Y lamentablemente es cierto que somos cada vez más egoistas, como que estamos perdiendo el interés por las causas populares (no nos pongamos a pensar por qué...) y nos encerramos cada vez más.
Besos!!

GABU, pienso que además del paso inconcluso de asumirse egoístas, luego debería existir otro donde se produzca una apertura, un genuino interés por el otro, sin segundas intenciones. Por supuesto que ese otro debe estar predispuesto a ser entendido.
Yo quiero...
Besos!!

Etienne 2 de septiembre de 2009, 21:49  

Julia, si lo miramos bien, ambos son temas cerebrales porque el capitalismo tiene como arma el consumismo que nos es inducido (no todas nuestras necesidades son genuinas) y la individualización es producto de la feroz competencia por la supervivencia laboral, luego esto se expande a otros ámbitos, incluso personales.
Besos!!

Ana, más allá de la supuesta superficialidad de tu tópico (porque pienso que es tema de mucha tela para cortar...), pienso que si uno quiere comunicarse debe armarse de paciencia porque la velocidad, preocupaciones, estados de ánimo y muchísimos otros factores, hacen que una frase aparentemente sencilla pueda ser llevada a la más bizarra de las interpretaciones.
Hacé la prueba...!
Besos!!

GABU 2 de septiembre de 2009, 22:27  

Èste tema da para largo y tendido,no??
Mirà,me cansè de querer y ponerle toda mis ganas al hecho de andar con pie de plomo para desestimar cualquier intenciòn retorcida,pero ahì volvemos a caer en que con que uno solamente reme,no sirve para nada!!

P.D.:Ese "otro" se "supone" que al presentarse como un fiel libro de quejas,quiere (?) y hasta reclama el entendimiento,triste es cuando uno percibe que no es tan asì y uno fue sòlo como esos muebles que quedan en un rinconcito...

Si vos querès,es un paso buenìsimo,ahora ademàs de eso tenès que tener en cuenta que el otro tambièn tiene sus ruidos existenciales,digo...

TE DEJO OTROS BESOS
Y mejor cierro el temòn porque el sayo no le cabe a quien tendrìa que ponèrselo!!

Soledad 3 de septiembre de 2009, 9:32  

Este tema está cada vez más complicado... en parte porque muchos resolvimos que no vamos a poner más esfuerzo en escuchar cosas que no nos interesan si vienen de personas que no se interesan por nuestras cosas.

Es cierto que cada grupo habla su propio "dialecto"!!! Hay blogs que yo no puedo ni leer, porque no entiendo ni como están escritos!! Y eso que se supone que lo escrito está más pensado y respeta mejor las reglas del idioma!!

Además tenemos una pasión enfermiza por los neologismos y por los nuevos usos de viejas palabras...
limado? liso? al horno? un traductor por acá!!!

Besos Etienne!! y que la comunicación no nos incomunique.

Café (con tostadas) 3 de septiembre de 2009, 13:56  

y, sin embargo, cada tanto encontramos alguna persona con la que charlamos con total naturalidad y la conversación fluye y hay código desde antes de saber el nombre del otro y parece que nos conociéramos de toda la vida...

Yo creo que la incomunicación, muchísimas veces, tiene que ver con forzar conversaciones que no tienen razón de ser... y con que hay cada vez más personas que no dicen lo que quieren, y que escuchan lo que se les antoja!

Etienne 3 de septiembre de 2009, 18:58  

GABU, por supuesto que el otro tiene sus ritmos y sus locuras, y si reclama entendimiento tendría que poner de sí para poder lograrlo y no sentarse a esperarlo a que caiga del cielo.
A quien le toca seguramente no lee esto y no importa, siempre y cuando vos tengas claro que si no se entienden, por algo es.
Besulis y asunto finalizado!!

Soledad, ese tipo de resoluciones funciona si están en sincronía con el corazón, pues si alguien que nos interesa no se interesa en nosotros quizás sea algo difícil no prestarle atención (y viceversa).
Hay muchos blogs que no entiendo (a veces no entiendo ni el mío) pero rescato lo que me producen a mi con su lectura.
Capisce??
Besos!!

Café, eso pasa más seguido de lo que uno piensa, porque arrancamos la charla sin prejuicios, sin tapujos ancestrales. Total, quien me conoce, pienso y le largo la historia de mi vida, que no la conoce ni mi almohada!!
Todo lo forzado tiene destino de fracaso, sea una charla, una relación, lo que sea.
Besos en sintonía!!

Sardina 3 de septiembre de 2009, 21:53  

Para mí la incomunicación es cuestión de ensimismamiento, cada uno está en la suya y no importa lo demás ni los demás.
Además, a veces con hablar el mismo idioma no alcanza, porque si cada uno piensa por y en sí mismo, no se fija en nada y habla por hablar, el mensaje no llega. Pero che, media pila con el canal y la función fática del lenguaje!
Saludos :)

El cuartoscuro 4 de septiembre de 2009, 9:30  

Hola, gracias por pasarte por elcuartoscuro, me encantan tus letras, un abrazo

Etienne 5 de septiembre de 2009, 16:45  

Sardina, puede ser que el ensimismamiento sea una causa, a veces. Otras, es necesario para el autoexamen, autocrítica y evaluaciones con el objetivo de mantener la cordura.
Es cierto, el canal de comunicación mal utilizado puede ser mortal(?) para la humanidad...
Besos!!

Vivi, gracias a vos por tus visitas y tus halagos!
Besos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP