Reses humanas

>> martes, 15 de septiembre de 2009

Existe en el barrio de Floresta un galpón solitario donde funcionaba hace muchos años un frigorífico. No se sabe la razón de su abandono aunque corren entre la población muchas versiones explicándolo. Es un galpón que a simple vista es desagradable a los ojos críticos de un arquitecto; en la pared norte hay miles de inscripciones en aerosol pintadas por los alumnos del colegio técnico ubicado a dos cuadras.
En una ocasión en que viajé a la capital para un curso de perfeccionamiento apícola junto con otros colmeneros, pasamos junto a este lugar en colectivo y me llamó la atención ese edificio feo y oscuro. Le pregunté al colectivero y éste sin soltar el gran volante me refiró esta extraña historia:
"Hace varios años que yo recorro este barrio y desde que comencé a trabajar aquí me interesó el motivo del abandono del frigorífico "La Crucificción". Raro nombre dirá usted y yo le contesto que tuvo mucho que ver en esta historia.
En los primeros años, según me contaron, trabajaban treinta y cinco obreros, entre faenadores y cargadores. Un buen día, uno de ellos apareció pendiendo de un gancho para colgar las reses. Se investigaron sus intereses para poder localizar un posible enemigo económico, sin resultado.
Pasaron tres semanas hasta que otro empleado fue encontrado muerto, esta vez descuartizado en la sección faenamiento.
Los dueños, que por esta mala propaganda estaban perdiendo clientes, vendieron el establecimiento. Los nuevos empleadores conservaron vaya a saber por qué el nombre, aunque se preocuparon por desmentir los sucesos. Sin embargo, cuando se cumplieron dos meses del cambio de patrones ya sumaban en total cinco muertes, todas ocurridas de un modo inexplicable. Por ese tiempo, haciendo autopsias, hallaron una característica común en todos los cadáveres: el corazón se encontraba desgarrado en su parte inferior, como si hubiera sido cortado por un cuchillo, aunque no se encontraron las huellas por donde había penetrado el arma. Este dato, a pesar de todo, confundió más de lo que orientó a los que investigaban este caso.
Los antiguos dueños murieron al desbarrancarse su auto cuando realizaban un viaje de negocios. Parecía como si la muerte se hubiera ensañado con aquellos hombres. También trascendió que uno de los obreros presentó su renuncia y con el dinero que le pagaron compró un boleto; ese avión cayó al océano cobrándose por suerte, según comentarios de esa época una sola víctima."
El colectivo estaba llegando a su destino y yo no quería perderme la conclusión de esta historia, así que decidí acompañar al colectivero hasta la compañia y así darle tiempo a que termine el relato.
"Uno a uno fueron muriendo los empleados del establecimiento. Todos los cuerpos sin vida presentaban un pequeño tajo en la base del corazón y según posteriores autopsias los huesos de la palma de la mano quebrados en astillas.
Muertos la totalidad de los empleados, incluyendo los fundadores, aparecieron los cuerpos de los últimos dueños colgados de la pared, clavados por las manos con enormes clavos y con una lanza en sus costados izquierdos. El misterio acabó aunque no se explicó nunca. Desde ese día el edificio se conserva cerrado."
Un poco sobrecogido me bajé del colectivo, después de haber escuchado la historia que les acabo de relatar y no me la pude sacar de la cabeza durante toda mi estadía en aquel barrio.

16 votos a favor:

GABU 15 de septiembre de 2009, 1:35  

Claaaaaaaaaaaaaa!!!!

Ustèt no se la pudo sacar nunca jamàs del bocho y ahora yo voy a tener unas pesadillas de la ostia,no??

Que loco...
Habràn sido vìctimas de la famosa (?) luz mala??
Serà la venganza de la vaca crazy??

P.D.:Mmmmmmmnosè pero yo a estas cositas del folklore criollo las miro de refilòn porque por algo en mayor o menor medida trascienden...

Lo del cuore,es un tema para debatir,ademàs de poseer un significado casi maquiavèlico...

Ayyy!!
LE DEJO UNOS CHUIKS CON MIEDITO AL CUCO (?)

Julia Q. 15 de septiembre de 2009, 7:11  

escucheme etienne! qué facilidad para contar historias!!!! usted parece un viejo sabio... de esos que van dejando leyendas de generacion en generacion!

Laura 15 de septiembre de 2009, 14:08  

perdón el chiste fácil pero era un frigorífico...digo, todos muertos y descuartizados

ejem, me pongo seria ahora, diga...Ud. barrió con todos, qué forma de matar gente por dios, por un momento pensé que lo hacían boleta
al colectivero y a Ud. también

suerte q no vivo en Floresta
besos

killer queen 15 de septiembre de 2009, 16:59  

Y ahora como hago yo para dormir esta noche me querés decir!??,..na mejor no me digas!!:P

Que espanto!!,..con tanta sangre y carne seguro me hago vegetariana!!

LUX AETERNA 15 de septiembre de 2009, 19:38  

La verdad ir a ponerle La Crucifixión a un frigorífico ya preanunciaba el desastre.
Muy bueno ahora yo ni mamado de comería un chorizo de la Crucifixión!
Abrazo

PD: No habrá sido un verso del colectivero par que te pasaras de sección?

Blonda 15 de septiembre de 2009, 19:51  

Jajjajajaaaj, qué mente maquiavélica la suya!!!!
Yo fui matarife (no le digas a nadie, pero fui la primera mujer en le rubro porque viene de "herencia" familiar por parte de mi fucking padre), asi que pude ponerle demasiada imagen a tu relato... lo cual me deja atormentadita (mas de lo usual).

Adorote!


Besos

Etienne 16 de septiembre de 2009, 8:04  

GABU, es cierto que algunas leyendas urbanas dan un poco de miedo e incluso repulsión, pero no te preocupes salvo que hayas trabajado ahí!
Debatamos lo del cuore, que es lo que querés debatir?
Besos!!

Julia, no es para tanto (lo de viejo, es inevitable...) pero te recuerdo que el cuento lo escribí hace 16 años!!
Casi otra generación!
Besos!!

Laura, te perdono el chiste fácil pero porque era la idea del cuento, relacionar el lugar con el método.
Es cierto, me faltó el colectivero! Se ve que me distraje...
Besos!!

Reina, lo mejor para dormir es lechita calentita con miel y muchos mimos por parte del Rey!!
Con lo sabrosón que es el asado, che, no te me hagas la comepaso ahora, ehehe!!
Besos!!

Lux, imaginate el slogan:
"Chorizo parrillero La Crucifixión, producto de la tierra para llevarte al paraiso". Jajaj!
Otra tema: ¿conocés algún colectivero que no versee?
Abrazos!!

Blonda, te cuento que la mente maquiavélica la sigo teniendo, aunque ahora en desuso, está algo oxidada.
Si habría sabido de esa tradición laboral de tu familia, no te hubiera imaginado con el cuchillo en la mano! (ahora me dio miedito a mi...)
Besos!!

Artus,  16 de septiembre de 2009, 9:21  

La serie de cuentos ya se están pareciendo a "los cuentos de la cripta". Q' aficción por muertes, sangre y otras hierbas... :) Buena la serie.

Abrazos, intendente

GABU 16 de septiembre de 2009, 11:30  

Dealè,debatamos...

No le parece curioso que a todas las vìctimas se les haya cercenado la parte inferior del cuore donde (si mi experiencia en angiografìas no me traiciona) habita el ostium del seno coronario??? ¬¬

Lo màs positivo es que èste temita me remite la mente a la peli "CORAZÒN SATÀNICO" y ahì sì que se me vuelan los pàjaros... :P

BESOS VOLADORES

Etienne 16 de septiembre de 2009, 18:43  

Artus, es cierto, viene un poco cargada de rojo la lectura. El último es más suavecito, no hay tanta mortandad (?).
Gracias por sus incesantes visitas!!
Abrazos!!

GABU, la idea de esa cortada bajo el corazón era replicar el corte de la lanza en el costado izquierdo del crucificado (pero internamente, no habla nada sobre una herida cortante en la piel). Mis conocimientos de anatomía son casi tan nulos como cuando lo escribí, así que ahí te doy la derecha.
Besos aterrizadores!!

Limada 16 de septiembre de 2009, 20:30  

pero esto da miedo!!!
:P

beso!

Etienne 16 de septiembre de 2009, 21:32  

Limada, no es para tanto, salvo que vivas por ese barrio...;P
Besos!!

Horacio 16 de septiembre de 2009, 23:25  

pará pará pará!!!! muy lindo el relato, y además me toca de cerca porque he vivido un par de veces en floresta, pero no pasemos por alto lo más importante: LA APICULTURA ES RE DE GAAAAYYYYY

Etienne 16 de septiembre de 2009, 23:38  

Horacio, mirá en las cosas que te andás fijando. Te quiero ver a vos rodeado de miles de abejas enfadadas porque uno les arrebata su alimento. Hay que estar muy capacitado para eso!
Abrazos!!

Mate 18 de septiembre de 2009, 0:02  

Como hago yo para comerme el asado del domingo…??
Explíqueme ¡!!

Para mi el petiso orejudo tiene algo que ver con todas esas muertes !!!
Vio que los petisos son gente jodida…(?)

Etienne 18 de septiembre de 2009, 14:01  

Mate, es muy fácil! Le explico, pone la carne sobre la parrilla, la deja en promedio hora/hora veinte expuesta al rescoldo de las brasas, luego la condimenta con chimi a gusto y luego la pincha con el tenedor. Así de sencillito...
Besos con hambre!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP