Otras ciudades [26]

>> martes, 15 de mayo de 2012

Playa del Carmen (MEXICO)

Sin saber bien por qué, y sin siquiera haberlo pensado demasiado, lo cual ya es de por sí bastante extraño, de golpe tomé una actitud temeraria. Tal vez, y lo digo de esta manera porque no estoy seguro de que así sea, ya poseía un espíritu aventurero pero nunca tuve oportunidad de realizar alguna actividad que requiera de valentía o siquiera que contuviera un pequeño margen de peligro (subirme a una montaña rusa, que lo hice, no encaja en este tipo de actividades).

Uno no percibe a nivel consciente lo que te puede modificar como persona y como observador del entorno un momento de adrenalina pura, un instante en que el sudor frío te recorre la espina cuando fuiste invadido por ese pensamiento macabro de que todo puede irse al demonio (y a veces lo hace) en un segundo de descuido o exceso de confianza.
Después, todo transcurre normalmente y los temores resultan infundados y hasta te permitís comentar que si hubieras sabido que sencillo era todo, lo habrías hecho antes. Claro, la seguridad de estar sano y salvo pisando tierra firme te brinda esa sentimiento de vanagloria e indestructibilidad tan común en aquellos que terminan estampándose contra el piso por atrevidos.

Por suerte, la pileta, la playa y los cócteles sin límite, hicieron su trabajo de relajación sobre mi espíritu inquieto...

14 votos a favor:

budin 15 de mayo de 2012, 22:09  

Pero que lindas son estas cositas fueras de manual, no?

Y la vida es un poco eso, estar atentos, para que lo bueno no se te pase de largo.

Hermoso lugar :)

Etienne 16 de mayo de 2012, 9:34  

Budín, estas cosas fuera de libreto te dan una especie de sacudón hormonal, te abren los ojos y la cabeza y supongo que debe ser el momento en que los exagerados utilizan esa metáfora de "comencé a vivir".
Yo diría que es el condimento de la vida, una frase mucho menos ampulosa.
Y si, es muy lindo!!
Besos!!

El Gaucho Santillán 16 de mayo de 2012, 13:59  

Està bien.


yo anduve en parapente, y es barbaro.


Un abrazo.

GABU 16 de mayo de 2012, 21:28  

¡¡LA VIDA MERECE ATREVERSE!!!!

Y todo aquello que se nos presenta como un desafío,en un abrir y cerrar de ojos ya es anécdota... :)

P.D.:Ahora sí,¿quién le quita lo volado,eh?! :D

BESITOS VIAJEROS =))

Etienne 17 de mayo de 2012, 10:58  

Gaucho, estoy de acuerdo en que está muy bien, lo que yo hice se llama parasailing, al parapente todavía no me le animo...
Abrazos!!!

GABU, me quedé pensando en tu segunda frase, cómo las cosas que parecen misión imposible, una vez cumplidas, se pueden comparar con ir al supermercado o cosas más cotidianas, lo que me lleva a pensar en la capacidad de adaptación y superación que tenemos!
Nadie me lo quita, nadie me lo puede negar! Jaja!
Besos voladores!

Dany 17 de mayo de 2012, 20:32  

Es una hermosa experiencia. Mi mujer arrugó en el último segundo y me quedé solo arriba con mis pensamientos y la belleza de la vista.
Nada como el Caribe para ciertas cosas.

Abrazo!

Mista Vilteka 18 de mayo de 2012, 18:59  

Amigaso Etinne, te creo. Uno siempre hace algo para preguntarse, ve, y yo porqué cojones no lo hice antes...pero luego, una vez enfrentado al mismo dilema, el miedo vuelve y la frase, superado el miedo, vuelve a aparecer.

¡Debió estar de lujo!

Yo volví de Semana Santa en mi tercer lanzamiento de puente. Cada vez me da más miedo, me demoro más y pienso que hasta ahí llegó la cosa: esta cosa, osea yo.

¡Un abrazo enorme! Desde un viernes bogotano al que le urge cerveza y una pasta.

F.

Mista Vilteka 18 de mayo de 2012, 19:00  

Ve, escribí mal tu nombre, que no es falta de detalle, sino exceso de ganas de fluir con la boca el discurso y menos con las manos la idea.

:)

F.

Etienne 18 de mayo de 2012, 23:32  

Dany, menos mal que mi compañera no se achicó porque el arnés era para dos, se me iba a complicar el balance allá arriba!!
La cuestión era subir, y lo hiciste!
Abrazos!!

Felipe, a mi me pasa que una vez que lo he hecho, ya pasa a ser como una cotidianeidad, como una rutina aunque lo haga en forma esporádica. Lo asumo como que lo hice siempre...
Las ideas brotan veloces, los dedos no pueden seguir a esa misma velocidad!
Abrazos!!

Esilleviana 19 de mayo de 2012, 11:17  

Creo que la dificultad, lo complicado y el riesgo es lo que hace que nos superemos y arriesguemos lo necesario como encontrar el valor de lanzarte en paracaidas o hablar con una persona desconocida a sabiendas que no le interesas jajaja...
superar pruebas y ensayos nos hace más fuertes... incluido el peligro.

espero no dejar de seguir intentado cosas nuevas y aventureras.

un abrazo :)

Etienne 19 de mayo de 2012, 23:58  

Esil, estoy de acuerdo con vos, creo que explorar actividades desconocidas es una especie de ampliación de límites de lo que uno puede hacer, por eso cuando lo hacés más de una vez ya es como que lo hubieras hecho desde siempre.
Nunca se me había ocurrido poner en el mismo plano esas dos cosas, aunque te soy sincero, me da más miedo el rechazo que el porrazo!
Besos!!

Zeithgeist 20 de mayo de 2012, 2:37  

no queda mas que decir WIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!

mjromero 20 de mayo de 2012, 8:49  

De tirarse que sea con paracaídas, y si no... recurrir al parapente, pero cuidado con los vientos.
Un abrazo.

Etienne 20 de mayo de 2012, 23:45  

Zeith, que, no me digas que te compraste una Wii y no invitaste a estrenarla? Je!
Besos!!

Jr, si te dijera que arriba hay menos viento, ¿me creerías? Igual, tampoco es que fue una osadía lo mío, nunca se suelta de la lancha...
Besos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP