Lo que dejó el desconsuelo en un vuelo comercial

>> martes, 22 de mayo de 2012

Del medio salía una columna de humo blanco que oscilaba mecida por la suave brisa. Los pájaros que habían sido espantados primero por el zumbido agudo y luego por el poderoso estampido volvían tímidos a posarse sobre los árboles e incluso algunos más curiosos se acercaron para ver qué había sucedido.

Todavía la tierra temblaba, se podía ver las puntas de los arbustos mecerse somnolientos hasta quedarse quietas y aún algún pequeño derrumbe de rocas sueltas y arenilla se dejaba sentir en el silencioso sopor de la tarde.

En el centro de lo que era una mancha negra pintando un cráter del tamaño de una cancha de fútbol y todo alrededor de él se encontraban partes humeantes, objetos inidentificables que alguna vez fueron útiles. Trozos de plástico, cueros chamuscados, metales retorcidos conformaban una escena apocalíptica, desoladora. No había en esa zona ni un solo pedazo mayor que un plato familiar.

Del fuselaje se adivinaban pequeñas superficies desgarradas; no había quedado ni un asiento completo, restos de telas quemadas y herrajes, algún tramo de cables conectores y cinturones de seguridad adornaban macabros la superficie arrasada. Las cuatro turbinas se habían enterrado en la superficie debido a la enorme velocidad con que el aparato impactó el suelo.

Más allá, algún pantalón de vestir que había estado doblado con delicadeza dentro de una valija ahora yacía sucio y espantosamente solo. Papeles flotaban y giraban sin destino, arrastrados por el aire en movimiento.

Un papel se salvó de casualidad. En él se leían un par de líneas que explicaban todo lo sucedido. Un copiloto que había esperado infructuosamente durante más de veinte años un ascenso se coló en el cockpit, redujo a los pilotos y a toda velocidad apuntó la nariz del avión contra el piso.

14 votos a favor:

El Gaucho Santillán 22 de mayo de 2012, 13:51  

Buen relato, bueno en serio.


Al menos, tomo los mandos de su ultimo vuelo.


Un abrazo.

GABU 22 de mayo de 2012, 20:20  

En un momento la ira se apodera de esa sensación de fracaso y todo se reduce al desastre!!!

P.D.:Una lástima que como siempre pagen 'justos' por 'pecadores'...

BESOS GRISES

Dany 22 de mayo de 2012, 20:36  

Los impulsos asesinos aquí ya son catástrofe!
¿Les harán todo tipo de tests a estos tipos, no?

N0???????

Gracias por sus palabras.....no importa el presupuesto, importa el afecto.

Abrazo!

Sandra Montelpare 22 de mayo de 2012, 22:38  

El título me parece estupendo, es - tu - pen - do!! O será que me encariño fácil con los locardos a los que un día les salta la térmica.
Espero que no te incomode, Etienne... pulile el tema de los adverbios terminados en -mente y el 'un papel conteniendo' y queda pipí cucú ;) Saludos van!

Lola 23 de mayo de 2012, 1:00  

Mil palabras que no son mil, pero que describen mejor que nada la desolación, la desidia, la injusticia,
Nunca entendí cómo la gente se ensaña con médicos y choferes (sea de colectivo o de avión, aunque estos últimos no suelen tener en contacto con su público) cuando nuestras vidas están en sus manos. No digo que no haya malos, ni que se merecieran esa y mil veces más críticas y reclamos... pero no cuando estamos a su merced...
Pero bueno, si la gente no entiende esto mucho menos lo va a entender el encargado de ascensos no?
Besos

Sandra Montelpare 23 de mayo de 2012, 7:30  

Y me sigue pareciendo un textazo estupendo, Etienne! Quedó buenísimo! Del mismo modo, te pido que cada vez que leas algo que se me haya escapado en mis textos me lo avises. Saludos van!

Etienne 24 de mayo de 2012, 11:20  

Gaucho, creo que ese último vuelo no va a lucir bien en su foja de servicios.
Gracias por sus palabras!
Abrazos!!

GABU, la sensación de desencaje, de perder el centro por la rabia, la bronca, el dolor , hace que no se mida la justicia de los actos sino simplemente acallar ese fuego que te destroza la cabeza y te invade el alma. Algunos van a Defensa del Consumidor y otros se van de mambo...
Besos sin límites!

Dany, en cualquier puesto de trabajo te hacen tantos test que pareciera que uno va a manejar un aparato de éstos.
Usted se lo merece, bien ganado lo tiene!
Abrazos!!

Sandra, bienvenidas son las sugerencias, si son con buena intención y con el espíritu de mejorar! El título es una exageración adecuado al texto, gracias también por eso.
En cuanto a que se te pueda escapar algo en tus textos, es algo que me parece improbable...
Besos!!

Lola, hay como una especie de actitud agresiva y de desconfianza hacia los médicos, mucha gente piensa que hacen comercio con la salud y los increpan e insultan (más allá de que sea verdad, a mi no se me ocurriría hacerlo) por lo que vos decís, estamos en sus manos!
Hay gente que no se da cuenta del alcance de sus acciones, desplantes y omisiones, por más pequeña que sea su tarea y su responsabilidad.
Besos muchos!!

laura 24 de mayo de 2012, 14:40  

no juegue con esas cosas por favor, que tarde o temprano voy a volver a tomar un avión y estoy segura q recordaré este posteo



besos

Esilleviana 25 de mayo de 2012, 11:02  

oh! es algo impactante; en ningún momento pensé que se tratara del mismo piloto que hizo que el avión se estrellara contra el suelo.

Es cierto es un texto muy bueno, con muchos detalles y debe ser muy doloroso presenciar esta escena.

un abrazo :))

Etienne 26 de mayo de 2012, 20:26  

Laura, por supuesto que es ficción, incluso hay más chance que haya quilombos en transportes terrestres que en los aéreos. No te preocupes, vos tenés otro destino, no tan catastrófico!
Besos!!

Esil, no me imagino ser testigo de algo parecido a esto, realmente debe ser impactante. Se podría hacer un paralelo con el 11/S, ya que medio mundo fue testigo de eso...
Besos!!

Esilleviana 28 de mayo de 2012, 11:57  

gracias por tu visita y comentario.

un fuerte abrazo
:)

Zeithgeist 28 de mayo de 2012, 12:09  

mira cuando escribas la cronica del dia en que me canse de llamar por reclamos a los 0800 y entre a una oficina comercial de X compania con un arma... me emoziono toda.

Humberto Dib 28 de mayo de 2012, 15:25  

Leí el texto, luego leí los comentarios. Ése es el problema de llegar tarde, que ya lo dijeron (casi) todo.

Me sumo a Sandra, el título es magnífico, me gustan esos títulos que parecen más una conclusión o reflexión de lo que vendrá.

Me sumo a Laura, seguramente vaya a acordarme de esta entrada en mi próximo vuelo.

Me sumo a todos, un texto muy bueno, vinieron a mí diferentes sensaciones, como si las estuviera viviendo.

Un abrazo.
HD

Etienne 29 de mayo de 2012, 9:29  

Esil, siempre será un placer leerte y un compromiso comentarte!!
Saludos desde el Sur!

Zeith, no te preocupes, yo me hago cargo de la crónica, y si no resulta taaaaaaaan espectacular, también me encargo de agregarle algún detallito de color!
Besos!!

Humberto, ese comentario hecho por un autor de tu talla me enorgullece! Muchas gracias!
Le doy un crédito a Sandra que me corrigió algunos detalles para que quede un poco mejor!
Abrazos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP