Literatura, ficción y más ciudades [20]

>> jueves, 24 de marzo de 2011

Palabras incomprendidas

Ginebra es una ciudad de surtidores y fuentes, de parques con glorietas en las que, en otros tiempos, tocaba la orquesta. Hasta el edificio de la universidad se pierde entre los árboles. Franz terminó hace poco su clase de la mañana y salió del edificio. De las mangueras salía agua pulverizada que mojaba el césped y él estaba de un humor excelente. Fue directamente de la universidad a casa de su amante. Vivía a un par de cuadras de allí.
Iba a verla con frecuencia, pero sólo como amigo galante, nunca como amante. Si hiciera el amor con ella en su estudio de Ginebra, pasaría en un mismo día de una mujer a otra, de la esposa a la amante y de la amante a la esposa y, dado que en Ginebra los matrimonios duermen en una misma cama, a la francesa, pasaría por lo tanto en unas pocas horas de la cama de una mujer a la de otra mujer. Creía que de ese modo humillaría a la amante y a la esposa y, al fin y al cabo, se humillaría a sí mismo.

La insoportable levedad del ser - Milan Kundera

10 votos a favor:

laura 24 de marzo de 2011, 22:44  

visión muy particular y aceptable por supuesto, insisto muy particular modo de "ver" esa situación

besos Intendente

Alexis Rott 25 de marzo de 2011, 12:06  

Milan Kundera y vos, lo han descrito muy bien..

"la insoportable levedad"
... curioso porque primero descubri un blog de ese nombre...antes de saber d ela existencia de Milan Kundera

Saludos mi estimado.

cleopatra 25 de marzo de 2011, 19:08  

Totalmente de acuerdo con Kundera (como si le importara a ese escritor que admiro, lo que yo pienso), pero es verdad que ninguna hazaña, que ningún intervalo entre amores y entre mujeres, humilla más que al que lo provoca.

Cuando sepamos eso, la mitad de nuestros dolores, desaparecerían un poco...

Te beso Etienne

Lola 25 de marzo de 2011, 20:05  

Qué curioso pasaje el elegido para que el blog visite Ginebra.
Creo que la descripción de la personalidad suiza está exquisitamente lograda (más aún de los suizos franceses).
En general un paseito por Suiza siempre nos deja una enseñanza o dos, por breve que sea.

Y por qué no, ojalá el paseo no sea literario la proxima vez (lastima que es tan caro siempre)

Besos!

Minombresabeahierba 26 de marzo de 2011, 18:09  

Digale a su amigo Milan, que es cribe muy difícil y no entendía lo que escribía.

Un par de décadas despues me avivé que era porque escribía en checo y no en chaco de acá.

Por lo tanto me chupé la Gimebra e hice papelones con las dos mujeres!

Abrazo

Abrazo

GABU 28 de marzo de 2011, 16:32  

Palabras incomprendidas de situaciones bastante previsibles,no??


P.D.:Me gusta mucho ese sentido ambiguo que tiene DON MILAN para desdoblar la pesada levedad que tod@s llevamos dentro...

BESITOS LIGEROS :)

Etienne 28 de marzo de 2011, 20:48  

Laura, lo particular no quita lo general. A veces, el mucho escarbar nos hace llegar a conclusiones algo rebuscadas pero válidas desde ese cierto punto.
Acepto esos besos y te envío los míos!

Alexis, ese señor conoce muy bien ciertos aspectos de la psiquis humana, el amor, la patria, la soledad, nada le es desconocido...
Y si, el hombre precedió a la tecnología blogger!
Abrazos mi estimado!!

Cleo, los escritores escriben un poco para ellos y otro poco para los que leen, aunque no lo quieran reconocer y unos mimos no le son indiferentes!
Nos humillamos nosotros mismos, al querer estar por sobre el amor, por sobre cosas que nos exceden y nos son inasibles.
Me dejo besar y te beso también!!

Lola, a Suiza debería ser obligatorio ir, me la imagino imponente y sobria, elegante y con estilo. Pero que tiendan a no tomar partido por ciertas cosas relevantes me dan ganas de conquistarla (si, estuve jugando al TEG el finde...)!!
Besos en francés! (no franceses, eh!)

Hierba, el señor era chueco para colmo y cuando escribía se le notaba el vaivén. Y eso, sin tomar ninguna ginebra aunque fuera invierno...
Besos a sus dos mujeres (que le soportaron el papelón) y abrazos para usted!

GABU, las situaciones encubren y dejan descubrir millones de matices, depende quién las analice o las viva. Si estás releyendo el libro, el diccionario de palabras es un ejemplo de eso, lo mismo que ciertas situaciones que aparecen varias veces en forma cíclica.
Por tu culpa, lo estoy reviviendo y después encaro otro más del buen Milan!
Besos releídos!!

Yoni Bigud 29 de marzo de 2011, 13:14  

No sé, no estoy seguro acerca de esa posible humillación, pero bueno... contra las sensaciones no se puede discutir.

Un saludo.

eMiLiA 29 de marzo de 2011, 20:37  

De los surtidores a las camas compartidas.

Interesante.

Abrazo!

Etienne 30 de marzo de 2011, 20:32  

Yoni, supongo que habla de una humillación metafísica, del campo en el que lo físico no importa. O lo rebuscado de la mente humana...
Abrazos!!

Emilia, pasando por la sensación de haber metido la pata.
Ese sería el camino...
Besos para vos!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP