Literatura, ficción y más ciudades [27]

>> jueves, 25 de octubre de 2012

"Esa tarde de sábado Nagasawa vino a mi cuarto y me dijo que había conseguido pases de pernoctación, que si me apetecía salir con él por la noche. Acepté. Toda la semana había estado aturdido y me apetecí acostarme con una chica, fuera quien fuese.
Al atardecer me tomé un baño, me afeité y me puse una chaqueta de algodón encima del polo. Cené con Nagasawa en el comedor y subimos al autobús en dirección a Shinjuku. Nos apeamos en la animada zona de Shinjuku San-chome y, tras vagar un rato por allí, entramos en el bar de siempre y esperamos a que se acercaran unas chicas que nos gustaran. Aquel local se distinguía porque lo frecuentaban grupos de chicas solas, aunque esa noche no apareció ninguna. Estuvimos allí unas dos horas bebiendo whiskies con soda para permanecer sobrios. Dos chicas con cara de simpáticas se sentaron en la barra y pidieron un Gimlet y un Margarita. Raudo y veloz, Nagasawa se les acercó, pero ellas ya habían quedado con otros. A pesar de ello, estuvimos un rato hablando con ellas distendidamente, hasta que llegaron sus chicos y nos abandonaron.
Nagasawa me propuso probar suerte en otro sitio y me llevó a un pequeño bar apartado de las calles principales, donde la mayoría de los clientes ya estaban borrachos y armando alboroto. En la mesa del rincón había tres chicas sentadas; nos fuimos hacia ellas y nos pusimos a hablar los cinco. La atmósfera era agradable. Todos estábamos de muy buen humor. Pero cuando les propusimos ir a tomar la última copa, ellas dijeron que tenían que marcharse porque les cerraban el portal. Las tres vivían en una residencia femenina. Volvimos a cambiar de local, pero no resultó. Por una u otra razón, aquella noche no tuvimos éxito con las chicas."

Tokio Blues (Norwegian Wood) - HARUKI MURAKAMI

10 votos a favor:

El Gaucho Santillán 25 de octubre de 2012, 20:21  

Y bueno, siempre está la amigable Manuela.

No es tan grave.

Un abrazo.

Sandra Montelpare 26 de octubre de 2012, 2:06  

Al primer renglón dije Es Tokio Blues! Lloré como una descosida leyéndolo. Tiene una soledad desgarradora, tremenda por momentos. En algunos parece un haiku en prosa, en otros decís qué me quiere contar este tipo? Es un odi et amo pero el balance general es que es un librazo. Me debo la lectura de 1Q84. Lo mejor es que el libro me lo prestó una amiga que me dijo "yo no sé lo que le ven de interesante a este ponja escribiendo. No pude pasar de la pág. 20." Y eso me dio ganas de leerlo. Gracias por compartirlo, Etienne. Como siempre un placer pasar a leer por aquí, maestro. Saludos van!

Any 26 de octubre de 2012, 8:47  

No conozco al autor, no he estado ni cerca de la literatura japonesa. Sería hora ... podría probar con este Sr. Murakami ... sobre todo porque si no me gusta podré echarle la culpa a ud ahjajaja!

Bueno ta, no me mire asi, no le echaré la culpa. Veremos, después le cuento como me fue.
abrazo

Etienne 26 de octubre de 2012, 9:15  

Gaucho, no me molesta visitar a Manuela, aunque la versión "en compañía" de la que a veces disfruta el personaje de este libro tampoco es desdeñable...
Abrazo Gaucho!!

Sandra, para tu amiga, una humilde respuesta, es que no hay nada que verle sino disfrutar de lo que una mente literaria de otra sociedad pueda contarnos. Puestos al desglose, son historias profundas y tremendas relatadas con una paciencia y control propias de la orientalidad.
Devolveme los comentarios, che!!
Besos!!

Any, yo empecé con libros más livianos y autoras mujeres (una china, Wei Hu y una japonesa, Ai Lijima, esta última una geisha prosti que cuenta su historia) y siempre quise leer a Murakami en la esperanza que me acerque un poco a esa visión oriental de las cosas.
Acepto la responsabilidad (que no es lo mismo que culpa) de guiarte por tu derrotero de lecturas!
Besos!!

AGUSTIN 26 de octubre de 2012, 20:05  

Soy de los que creen que algunos autores no son para ciertos lectores.
Tokio Blues es el único libro de Murakami que leí, y no me pasa lo mismo que a Sandra o que a usted.
Debo estar haciendo algo mal, porque ustedes dos son buenos lectores!
Voy a probar con el del pájaro que le da cuerda al mundo a ver si me dice algo, pero voy a dejar pasar un tiempo, porque el de Bolaños que estoy leyendo me está volando la cuca!

ña 28 de octubre de 2012, 23:18  

Tengo ese mismo librito en mi biblioteca. Nunca me animé a empezarlo, creo que creía que no me iba a gustar.

Gracias por acercarme un pedacito de él.

Hola!

Esilleviana 31 de octubre de 2012, 17:08  

"Yo lo único que hago es perseguir las imágenes que acuden a mi mente y, siguiendo ese flujo, voy escribiendo la historia. No sabría explicar la trama, todo viene en un paquete llamado historia, que yo presento envuelto en un texto".
No he leído nada sobre este autor pero este párrafo de estilo realista se lee muy bien.

Un abrazo :)

mjromero 3 de noviembre de 2012, 16:34  

Me gusta mucho la primera parte, más descriptiva, a partir del momento en que llegan las dos chicas se hace como un poco repetitivo, aunque se logra bien el efecto de no tener éxito.
Un abrazo.

MAGAH 3 de noviembre de 2012, 19:48  

Todods hemos tenidos un regreso sin gloria!

Si fuera uno sólo!

abrazo oriental amigo!

MAGAH 3 de noviembre de 2012, 19:48  

Todods hemos tenidos un regreso sin gloria!

Si fuera uno sólo!

abrazo oriental amigo!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP