Allí donde...

>> jueves, 20 de octubre de 2011

En aquellos lugares donde las algodonosas, grises nubes transitan imperturbables unos infinitos cielos celestes; donde imponentes montañas se yerguen majestuosas sobre caprichosos, indomables espejos de agua; donde la vegetación de verdoso follaje y leñoso tronco comparte escenario con una variedad de seres vivientes, allí fue que en la cuenta caí.

En esos lugares donde el hombre no es más que un accesorio de fútil decoración completando un ambiente que no lo necesita, allí donde el verdadero poder se traduce en magníficas obras, me di cuenta de la pequeñez del individuo, de la insignificancia de su existencia, de la nimiedad de sus actos que adquieren relevancia cuando son medidos por un individuo similar.

Allí donde el sol imperturbable ilumina la vida y la muerte, lo bello y lo abominable, se generan interminables cadenas de eventos conexos, allí donde la naturaleza siempre vence, encontré un lugar correcto, un lugar prometido.


14 votos a favor:

Etienne 20 de octubre de 2011, 23:24  

Río abajo, buscando la orilla...
El paisaje inigualable.
El sol maravilloso.
El agua siempre poderosa.

Yoni Bigud 20 de octubre de 2011, 23:48  

Y feliz de usted. Algunos buscan toda la vida sin hallar una respuesta. O un lugar.

Un saludo.

Juan Ojeda 21 de octubre de 2011, 10:47  

Un texto hermoso Intendente, que no se enteren los de la oposición qué van a decir que usted se está distrayendo de sus funciones naturales como administrador de nuestras vidas,
aunque yo diría todo lo contrario, estas incursiones de lucidez y sensibilidad son las que mejor administran nuestra existencia,

Una naturaleza que no nos necesita; llegar al sentimiento cabal de esa realidad es muy conmovedor, saber, sentir que entre la araña y el poeta, o el intendente no hay mayores diferencias... es más, quizás la araña comprenda mejor el sitio donde le ha tocado vivir,

Enorme abrazo desde el frutillar.

MAGAH 21 de octubre de 2011, 10:53  

Que bueno, saber lo que usted ha sentido es una de las sensaciones que me siguen animando a la aventura.

Abrazo!

Bati 21 de octubre de 2011, 11:12  

Perfecta descripción!

Pero se nota que tu rafting fue de grado dos..

Ja. Buen fin de semana!

El Gaucho Santillán 21 de octubre de 2011, 11:34  

Evidentemente, a ese lugar le falta una parrilla y una damajuana de tinto.

Ahì si. Cartòn lleno.

Un abrazo.

Dany 21 de octubre de 2011, 16:09  

La cosa cambia cuando uno va encontrando "sus lugares en el mundo".Abrazo!

GABU 21 de octubre de 2011, 18:20  

Generalmente uno se topa con EL LUGAR allí donde precisamente no hay espacio para instalarse,vió??

P.D.:Por algo será que dicen que la naturaleza es sabia... :)

BESOS NATURALES

Etienne 22 de octubre de 2011, 16:00  

Yoni, lo importante es seguir buscando, es el motor de la vida. Soy feliz porque no pido más que lo que encontré.
Otro saludo para usted!!

Juan, o quizás sea Ojeda, en fin. Lo que digo sale honesto de la cocina municipal y lo creo y actúo en consecuencia. La oposición me tiene sin cuidado, no tienen argumentos.
Otro abrazo desde la Ciudad!

Magah, no le aflojes a la aventura, te refresca el ánimo, te sigue empujando la vida y te hace sonreir. Aventurate!!
Un beso para vos!!

Bati, tampoco me iba a tirar a un grado cinco si era la primera vez. La próxima, en lugar del Atuel, me voy al Diamante!!
Otro abrazo para vos!

Gaucho, las parrillas estaban pero faltaba tirarle algo arriba. La damajuana se puede negociar. Estábamos casi en el paraíso!
Otro abrazo para vos!!

Dany, no sé por qué razón pero es así. Llegás, mirás y decís: "Acá me podría quedar unos cuantos años"...
Otro abrazo para vos!!

GABU, no voy a contradecirte en eso de que la naturaleza es sabia. Pero hubo algo con que la naturaleza no contó: con nosotros. Y ahí se le quemaron los papeles, por eso, de vez en cuando se calienta y nos deja en claro quién manda. Pero todavía está pensando qué hacer con nosotros...
Besos, más besos!!

Zeith, allí te dije!!
(señalando con el dedo)

mjromero 22 de octubre de 2011, 17:01  

Y qué poca cosa somos dispuestos sobre la naturaleza, y a la vez somos parte de ella.
Es una mirada feliz.

laura 22 de octubre de 2011, 17:22  

digame que es raffting en el atuel...si?

besotes

eMiLiA 22 de octubre de 2011, 18:39  

Hay que ir a por la naturaleza!

:D

Un abrazo.

Etienne 23 de octubre de 2011, 12:47  

MJR, somos parte de ella pero muchas veces nos comportamos como si la despreciáramos. Creemos que nuestras acciones no repercuten en ella y no es así, nos percibe incluso en las pequeñas cosas...
Abrazos!!

Laura, bueno, es rafting en el Atuel, te lo digo porque es cierto y porque no me puedo resistir al pedido de una dama.
Besos!!

Emilia, la naturaleza no está lejos, ahi nomás, estirando el brazo, la podemos encontrar.
Besos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP