Pienso, siento, digo...

>> lunes, 24 de enero de 2011

Qué difícil, qué arduo, es expresar sinceramente y con todas las letras lo que siento hacia todas las personas que me rodean, que quizás me odien tan indiferentemente como me aman.
Es muy complicado en ciertas ocasiones especiales decir así nomás, resueltamente, los sentimientos que mi corazón cobija porque se puede herir, porque se puede perder todo, porque se puede ser malinterpretado.
Y como se sufre en soledad de cuerpo y alma cuando se debe reprimir, cuando no se puede compartir un sentimiento que fue creado para ser disfrutado, compartido.
Y como se resiente el espíritu cuando no se puede transmitir sin dobleces lo que guarda en su interior.

13 votos a favor:

laura 25 de enero de 2011, 0:47  

tranquilo Etienne, porque sería necesario expresarle a todo el mundo sentimientos tan personales y profundos?

y aún cuando uno se decida a hacerlo aunque sea en parte, porqué cometer sincericidio? a santo de qué?anda muy reflexivo usted...

beso

GABU 25 de enero de 2011, 9:22  

Lo entiendo perfectamente y noup,no se pueden procesar correcta y concretamente los sentimientos màs allà de los triviales y recurrentes: 'te quiero mucho','siento un gran aprecio por vos', etc...

P.D.:Muchas veces al decir lo que sentimossin filtro,autènticamente,sin darnos cuenta y sin intenciòn,abrimos un tajo en el alma del otro que jamàs sanarà,tambièn por cuestiones misteriosas o màs bien porque uno es uno y gracia diò,el otro es el otro!!

BESITOS CAUTERIZADOS :/

Psicologa con problemas 25 de enero de 2011, 12:20  

Quizas sea bueno guardar algunas emociones y compartirlas con quienes vale la pena!
SAludos.

TucuMALA

Etienne 25 de enero de 2011, 14:01  

Laura, no es mi intención anoticiarlo a todo el mundo, sino a los que me interesan, pero a veces incluso ellos están en un huracán de cosas cotidianas y pueden menospreciar/malinterpretar lo que se les comunica.
Me conocés, trato de ser lo más honesto posible y más cuando de sentimientos se trata...!
Besos!!

GABU, las palabras se quedan cortas, no alcanzan para dimensionar ciertas cosas intangibles. Las frases hechas me parecen que son banales, muy desgastadas y no les hacen justicia.
Lo que menos quiero es herir a alguien con mis sentimientos, al contrario, es una necesidad mía.
Besos necesitados!!

Tucu, es otra parte del tema, a los que uno aprecia, ama, desprecia o simplemente ignora se le dice lo que corresponde, y si corresponde... Tampoco es que voy por la vida desnudando sentimientos, jaja!
Besos Tucu!!

Yoni Bigud 25 de enero de 2011, 14:47  

Supongo que no todo es para compartir con los demás. También hay que ser bueno guardando, acomodando en el interior. Si no, no sirve.

Un saludo.

Etienne 26 de enero de 2011, 10:43  

Yoni, en sí no soy una persona que comparta su mundo interior pero lo que me molesta no es guardarme cosas sino que me malinterpreten: si lo hago poco y además no me captan, es muy frustrante.
Por otro lado pienso que lo que no sale de adentro te pudre, sobre todo los sentimientos negativos.
Abrazo mi estimado!

Olivia 26 de enero de 2011, 11:24  

No son necesarias palabras.
Actos, actos y más actos!

Etienne 26 de enero de 2011, 13:55  

Olivia, los hay hasta dormidos que ni siquiera comprenden los hechos que tienen frente a la nariz.
Gracias por tu visita!!
Besos!

Esilleviana 26 de enero de 2011, 17:40  

Con el tiempo se aprende a no confesar todo lo que tenemos dentro y a la vez, a soltar aquello que en determinados instantes nos aprieta... sin pensarlo.

Hay que guardar algo bajo la manga.

saludos.

Sir Lothar Mambetta 26 de enero de 2011, 23:14  

Y sí, el idioma es un código y nuestra forma de expresarnos nos limita. Hay que ver quién, cuándo y cómo va a decodificar nuestro mensaje. Y encima, depende de nuestra habilidad para transmitirlo. Por ejemplo: yo podría decirle "Usted tiene razón, Etienne, lo entiendo a la perfección" y usted, depende de cómo o cuándo, podría pensar que en realidad no entendí nada.
Desafortunadamente, también pasa con los sentimientos y es ahí cuando jode.

Un saludo.

MAGAH,  27 de enero de 2011, 0:10  

Me recuerda a algo que leí en el blog de una amiga, las caricias muertas, algo así como las palabras no dichas.

Minombresabeahierba 27 de enero de 2011, 11:06  

Y a veces uno no le dice a una mujer que la ama, porque se asusta y uno la pierde..aunque uno nunca la tuvo, pero tenía una leve esperanza de tenerla...

Abrazo

Etienne 27 de enero de 2011, 14:17  

Esilleviana, ¿puedo llamarte Esil?, digo para abreviar y arrimarnos un poco más.
El tiempo a veces se toma su ídem y en el transcurso se hace evidente su demora; mientras tanto, se amontonan cicatrices e inflamaciones. Pero tenés razón que enseña, a veces por las malas!
Besos!

Sir Lothar, si fuera solamente con algún contenido no tendría problemas de volver a explicar las cosas. El problema, como bien decís, es cuando se involucran sentimientos (que son sensibles por definición) que se pueden lastimar. Y ahí el daño puede ser irreversible...
Abrazos!!

Magah, lo ssentimientos incomprendidos tienen en las caricias no dadas (o incomprendidas) una metáfora ideal y en las palabras no dichas un correlato verbal.
Besos para vos!

Hierba, y a veces uno se lo dice pero ella malinterpreta porque somos hombres y toscos y limitados y aún sin tenerla, la perdemos.
Abrazos!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP