Literatura, ficción y más ciudades [10]

>> sábado, 19 de diciembre de 2009

"Cuando despertó a la mañana siguiente, muy temprano, como solía, sus ojos veían tan claramentecomo antes. Los ciegos de la sala dormían aún. Pensó en cómo decirles que veía, si convocarlos a todos y anunciarles la novedad, quizá fuese preferible hacerlo de una manera discreta, sin alardes, contarles, por ejemplo, sin darle importancia, Ya ven, quién había de pensar que iba yo a conservar la vista en medio de tantos que no la tienen, o quizás fuera más conveniente declarar que había estado realmente ciega y que de repente había recuperado la visión, sería hasta una manera de darles algo de esperanza, Si ella ha vuelto a ver, se dirían unos a otros, tal vez nosotros, pero igualmente podría suceder que le respondieran, Si es así váyase, en tal caso, objetaría que no podía irse de allí sin su marido, y como el ejército no dejaba salir a ningún ciego de la cuarentena, no tendrían más remedio que consentir que se quedase."

Ensayo sobre la ceguera - José Saramago

14 votos a favor:

Rafa 20 de diciembre de 2009, 17:55  

-Qué extraña escena describes y qué extraños personajes.
-Iguales que nosotros.


¿A quién no le cae bien Saramago?

LUX AETERNA 20 de diciembre de 2009, 19:22  

creo que es una de las cosas a las que mas miedo le tengo


abrazo

Etienne 20 de diciembre de 2009, 22:22  

Rafa, cuando ves algo que los demás no, cuando tu claridad es única y tu visión no se ha pervertido por extraños factores, se da un momento de duda, si soy el único que lo ve, ¿no estaré yo equivocado?.
A mi me cae muuuuy bien Josesito!!
Abrazos!!

Lux, estamos tan dependiente de ese sentido que cuando falta, debe ser bravo... Recapacitando, es uno de los dos (el otro es el oído) que para mi son fuente de mayor información del mundo exterior.
Ah, no estoy teniendo en cuenta el sexto!!
Abrazos!!

Rafa 20 de diciembre de 2009, 23:15  

Podría estar equivocado o incluso podría tener esquizofrenia.
Pero ¿te imaginas lo mal que tuvieron que pasarlo Galileo o Copérnico?

Etienne 21 de diciembre de 2009, 0:29  

Rafa, por lo que tengo entendido, a Copérnico le hicieron la vida imposible y a Galileo lo excomulgaron hasta no hace mucho...
La pasaron realmente mal!

Soledad 21 de diciembre de 2009, 10:43  

muchas veces optamos por no contar que vemos.
preferimos mantenernos ciegos en un mundo de ciegos por no asumir el costo de ser distintos.
Este Saramago tiene unas cosas geniales, una lectura del mundo espectacular
¿leíste Intermitencias de la muerte?

Laura 21 de diciembre de 2009, 11:53  

al final como siempre, priva la condición humana llena de inseguridad,

disfrutar de poder ver, compartirlo y no sentirse mal por ello sino al reves, usarlo a favor

el tener acceso a determinadas cosas que los dem´as no pueden deberia ser utilizado siempre a favor y no en contra

besos Señor y un gran deseo de paz en estos tiempos

GABU 21 de diciembre de 2009, 12:50  

Èste ensayo del gran SARAMAGO lo tengo pendiente porque juro que cada vez que comienzo a leerlo si bien me atrapa por completo,me desespera lo descriptivo en cuanto a las sensaciones en torno a la ceguera y no logro continuar con la lectura por la angustia que me genera... :S

P.D.:Creo que si existe un castigo del cual harìa cualquier cosa por zafar ese serìa perder la nociòn de todo lo que algùn dìa pude ver con mis propios ojos...

ABRACITOS

Mundo Aquilante 21 de diciembre de 2009, 19:54  

Muy lindo...

Saludos desde Mundo Aquilante!

Etienne 21 de diciembre de 2009, 20:17  

Soledad, aunque tentado estoy de parafrasear el dicho del tuerto rey, este extracto es más que eso, en la línea de tu pensamiento: si somos capaces de reconocernos diferentes en un mar de mediocridad, ya es el primer paso hacia la fila de los valientes.
Besos!!

Laura, en determinados contextos, tener una capacidad extra atenta contra nuestra seguridad, acrecentada si no estamos seguros de lo que somos capaces. Tenés razón en eso de la inseguridad...
Besos!!

GABU, si querés, salteate la parte descriptiva y mové algunos párrafos adelante, pero no te pierdas de entrar en una gran metáfora de la vida. Decía por ahí arriba en otro comentario que la vista debe ser el más importante de todos los sentidos como para perderlo...
Má que abracitos!! Besos!!

Mundo, el extracto apenas es lindo, el libro entero es una genialidad!!
Besos!!

Alexis 22 de diciembre de 2009, 11:01  

aveces vemos cosas que solo nosotrsos entendemos pero aveces no etendemos ni lo que vemos

saludos mi estimado

pd:sorry por no haberte posteado antes es que he andado un tanto ocupado tu sabes el trabajo y el finde año me tienen loco
igual feliz navidad!!

Etienne 22 de diciembre de 2009, 11:48  

Alexis, más allá de lo que vemos, que para mi es importante, está el factor interpretación que depende de cada uno, sus escalas de valores, sus preferencias...
No te preocupes, a veces es difícil estar siempre presente! Igual, tenés un lugar fijo en la Ciudad!!
Abrazos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP