Bitácora escrita luego de sufrir un ataque de urracas calvas (capítulo 2)

>> lunes, 13 de enero de 2014

Bitácora 3,1416LV 
Aquí nuevamente desde los confines del universo habitado, dando el correspondiente informe a los que han financiado mi exploración (pero sobre todo a los que, por ser tan insistentes, han logrado que yo huyera. Pruébense el saco y déjenselo puesto!) Hace un par de días venimos, junto con mi equipo, juntando evidencias de que podría haber vida en este páramo, de hecho, justamente antes de ayer me llamaron por teléfono para concertar una entrevista de trabajo en un hotel, concretada ayer nomás. El saldo se verá a fin de mes, junto con el resumen de la Visa Gold y la factura de la luz. Una joya! Después de 17 siglos y medio, llovieron más de 3 milímetros seguidos y la humedad ambiental superó todos los registros históricos al marcar 61%! Como se nota el cambio climático... De más está decir que, transcurridos dos segundos de finalizada la lluvia, salió el sol y nos ahogó a todos! Para los más memoriosos y más antiguos en mi existencia, hoy reconocerán en el relato a un personaje que ha marcado varios pasajes de la época estudiantil: hemos tomado mate, hablado de su nueva casa, de su hija Julieta de dos meses, que se suma a Valentina. Hemos arreglado para degustar un vino con asado en su casa y rebuscado en las fotos recuerdos no tan lejanos. Su chiva sigue más que firme en su rostro y sus hermanos se empeñan en no seguir su ejemplo, terminando sus estudios universitarios. Creo que es pasado el mediodía porque mi estómago se ha devorado mi médula espinal... Bueno, espero que mis hermanos sean lo suficientemente perspicaces para haber impreso esta bitácora (y la anterior) para que mis padres (que no curten la onda interné) puedan leer esta suerte de desvarío, y esta advertencia llegue tarde y redundante. 
Saludos!

3 votos a favor:

MAGAH 14 de enero de 2014, 9:03  

Esos personajes que son testigos validos de nuestra historia, que pueden agregar datos a otros tiempos y de contarnos cosas que ya no recordamos. Valiosos!

Abrazo!

Esilleviana 15 de enero de 2014, 16:01  

Lo siento, he comenzado por el final. Según creo haber entendido, estas de vacaciones con tus hermanos. Tal vez se trate de una experiencia diferente, pero sobre divertida. Nunca he estado con mis dos hermanos de vacaciones, compartiendo tantas horas al día un determinado espacio...

voy a leer el post anterior, quizá pueda escribir un comentario más coherente...

:))

Etienne 19 de enero de 2014, 10:48  

Magah, todos están siempre presentes, a la distancia y en la memoria.
Besos!!

Esil, son seis capítulos, todos llenos de locura, calor, incoherencias y los hermanos en definitiva forman parte de eso.
Leé tranquila, son letras que salieron crudas de mi corazón...
Besos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP