No-consumismo tecnológico

>> miércoles, 20 de abril de 2011

Me pasó algo increíble: fui a una empresa de celulares dispuesto a erogar de mi pecunio una elevada cantidad a cambio de un dispositivo tecnológico y no pudieron ni supieron satisfacer mis exigencias, por lo que me retiré igual en mis finanzas y en mi estado de incomunicación. Porque mi idolatrado V3 ya no da más, quiere vacaciones permanentes, sus poco más de 4 años de existencia le parecen suficientes y se amotina demasiado seguido. Y me sorprendí que no me hicieran un tacle para intentar detenerme cuando enfilé hacia la puerta de salida. Es más, quise imaginarme el calor de la seductora vendedora en mi nuca pero no; ni siquiera el guardia de seguridad me espetó agresivo la obligación de retirarme con una compra al menos.
Antes de eso, una insistente requisitoria de mi parte para tratar de concretar allí mismo el voluntario saqueo de mi billetera: que un abono de acá, que un touch de allá, que ese número free y que aquél modelo, sin poder lograr quedar mínimamente convencido.
Así que no intenten llamarme (ya sé que no lo harán, es algo retórico), si quieren comunicarse conmigo, mi casilla postal es la número 14. Y que sea por cosas importantes, por favor.

18 votos a favor:

A.R.N. 20 de abril de 2011, 22:48  

que les pasaba a los vendedores ese dia, la suya es una experiencia unica intendente

Lola 20 de abril de 2011, 22:54  

Blogger se está comiendo los comentarios !!!!!!!!!!!

En fin decía algo así como que la batalla del hombre contra la tecnología está siendo superada por la batalla del hombre contra el call center (estoy empezando a sospechar fuertemente que los operadores no son humanos).
Y respecto a las compañías de celulares, digamos que en el ranking de los mafiosos historicamente venían 1º los mafiosos y 2º las compañías de celulares... pero en los últimos tiempos se han invertido los primeros lugares.
Apuesto que cuando hayas solucionado el problema por tus propios medios, te van a llamar para decirte que tienen reservado a tu nombre un celular y mientras el o la operadora amablemente te detallan las características de tan impactante oferta, uno termina por leer entre líneas que es más o menos una amenaza de estafa,y que a uno más le conviene ir a buscar el celular en cuestión y pagarlo, que negarse, porque a esta altura uno ya comprendió que lo que están prometiendo si uno no hace caso es más o menos un infierno, tecnológico al menos.
Hablando en serio, salvo que quisieras una BB con plan ídem; creo que te conviene comprarlo liberado, no creo que te salga mucho más caro, al menos lo conseguís.
Al margen, toda mi admiración para el V3, esos sí que eran celulares!

Besos!

PD: Creí que un intendente tenía la casilla postal Nº1! Qué prejuiciosa yo!

Esilleviana 21 de abril de 2011, 6:54  

Puede haber muchas explicaciones para esta causa: la chica a la que acudiste para que te vendiera el móvil acababa de ser contratada, por tanto, tenía poca experiencia; o tal vez, mañana le concluía el contrato de trabajo y al día siguiente se vería en la calle... por tanto, todo esto puede provocar que la chica, no se esforzara en conseguir su correspondiente comisión. Mi teléfono tambien está pidiendo un sustituto, la batería se agota rápidamente, pero no sé por cual decidirme...

un abrazo y que encuentres lo que buscas.

Artus 21 de abril de 2011, 7:41  

a mi me paso algo similar... y NO cambié mi fono; creo q' los vendedores tienen una incapacidad innata para no vender (no convencer)... considerarán, acaso, q' las cosas deben venderse solas? o q' el producto/servicio no lo necesita?

salutes intendente

ElFlaco 21 de abril de 2011, 8:07  

Quiero creer que no van a comisión.
Siga con el V3 por que los que hay hoy en dia te dicen hasta el horoscopo pero no enganchan señal ni adentro del baño.

Saludos tecnológicos.

Yoni Bigud 21 de abril de 2011, 10:14  

¿Qué sería del mundo sin esas pequeñas cosas inexplicables?
Le envidio la experiencia.

Un saludo.

Gaby 21 de abril de 2011, 17:13  

Y este fue un episodio más en 'La dimensión desconocida'... titutitutitu tuuuuuuuuuuu!

Intendente, no le están faltado cosas en la casa? No los sigue un enanito que quiere darle una olla de oro? No sé, están pasando cosas raras a su alrededor...

AGUSTIN 22 de abril de 2011, 11:06  

comprese uno trucho, intendente... usted sabe bien donde!

laura 22 de abril de 2011, 11:35  

erogar de mi pecunio

por un momento me metió en el tunel del tiempo...hacia atras obvio


el resto, comparto con Yoni, una experiencia realmente envidiable

besotes

Etienne 22 de abril de 2011, 21:21  

Brujis, no sé que les pasaba pero no estaban inspiradas...
Besos!!

Lola, quería una BB pero liberado supera ampliamente lo que puedo pagar y además, por el uso que le daría, honestamente es un desperdicio.
Me ofrecieron la casilla Nº1 pero pedí esa otra, por afecto que le tengo al número...
Besos!

Esil, por supuesto que debe haber una razón aunque no era su primer día de trabajo porque ya la había visto allí. Tal vez, y esto es personal, no se esforzó porque sabe que tarde o temprano algún celular voy a tener que comprar y allí estará ella esperandome...
Besos!!

Artus, mi teoría roza la suya, creo que los vendedores saben que uno tiene necesidad (o cree tenerla) de esos bienes y solamente esperan que uno se decida a sacar la billetera, por lo tanto piensas que lo que tienen se vende solo.
Abrazos!!

Flaco, que más quisiera yo seguir con este celular pero ya apenas se da cuenta cuando lo llaman. Tiene los pulsos contados...
Abrazos!!

Yoni, no veo el porqué de su envidia, ya que salí de ese local frustrado y furioso. No me gusta hacer shopping y cuando entro a un local, es para concretar el negocio y no hacerlo me pone de mal humor. Es inexplicable pero es así.
Abrazos!!

Gaby, faltarme cosas no, aunque algunas veces tardo en encontrar ciertos objetos. Y si viniera alguien ofreciéndome una olla llena de oro, no me importa que fuera Gollum en persona, se la arranco de las manos...!
Me voy a fijar si hay algún portal en el fondo de mi placard.
Besos!!

Agustín, lo caro si trucho, dos veces caro. No soy de cambiar seguido el celular, mis contactos rondan otros ramos...
Abrazos!!

Laura, si ir a un local y no lograr el objetivo es una experiencia envidiable, me lo van a tener que explicar. Eso y por supuesto la anécdota de la erogación del pecunio, que intuyo jugosa.
Besos!!

Esilleviana 23 de abril de 2011, 10:42  

ah! pero es de esa chica de la que te has enamorado? o tampoco me he enterado esta vez de nada jjjajaja.

un abrazo

Etienne 23 de abril de 2011, 15:31  

Esil, enamorarse es como mucho, digamos simplemente que no fue indiferente a mis ojos y quise imaginar, ya que no iba a venderme un celular, que me alquilaba un ratito su piel. Pero es imaginación nomás...
Besos!!

eMiLiA 24 de abril de 2011, 19:03  

Que no te hayan tentado con mil y un modelos para seguir comunicado, sí que es extraño.
Te mando a las que me llaman casi a diario y que - al reconocer el número - ya no atiendo más!

Abrazo!

Shang Yue 24 de abril de 2011, 19:07  

esta sería la mejor oportunidad para lanzar el celular al mar y olvidarse de toda esa tecnología para siempre...

no te parece?



pero volverás a la tienda, a por otro...
las máquinas somos adictivas!!

Etienne 24 de abril de 2011, 19:10  

Emilia, conversando y contando esta anécdota también me han preguntado si no me llaman todos los días con ofertas y promociones y debo decir que no, tampoco me han querido convencer por esa vía. Es que soy inmune o no existo, la verdad no estoy seguro...
Besos!!

Etienne 24 de abril de 2011, 19:11  

Shang, hay algo en la tecnología que resulta seductora y atractiva, es ese poder hacer algo que no pensamos posible. Tenes razón, todos volvemos una y otra vez, reincidimos...
Besos!!

GABU 25 de abril de 2011, 15:53  

Cada vez estan màs y màs DEScerebrados los vendedores se encierran en un speach y no se acomodan a las necesidades con las que los clientes se les plantan face to face!!!

P.D.:Què habrà sido de aquellos vendedores que a uno no lo dejaban en paz con tal de enchufarle algo,lo que sea... :S

BESOS AUTOMÀTICOS ;)

Etienne 25 de abril de 2011, 21:06  

GABU, uno de los tantos problemas creo que es ese que planteás, les dan un esquema rígido de propuestas y si uno viene con un planteo diferente (debe haber mucha gente que prefiere mantener el número de su celular, no?) se les queman los papeles. Lo compré, si, pero en otro lado...
Besos!!

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP