Fotografía del presente

>> martes, 25 de diciembre de 2012

Podés estar saltando, gritando fuerte, llorando a mares, riendo a carcajadas; tal vez nadando en aquel tanque, pasándola bien, pescando en un lago del sur, creando arte, trabajando a destajo. Pudiste estar haciendo cualquiera de esas cosas y lo seguís haciendo en la imagen que hoy reposa frente a mis ojos.

Podés estar simplemente mirando el lente de mi cámara para quedar impreso para siempre. Y eso te transporta, inmutable y raudo, del pasado que te albergó a este presente lejano en que te recuerdo.

En su naturaleza de evocar en quietud insoslayable la fotografía crea movimiento, imagina aromas, supone sonidos, piensa cosas nuevas, dice otras palabras. En ese poder de inmovilizar tu gesto, de aquietar la tormenta que se agitaba en nosotros, transporta el escenario, recrea e incluso mejora nuestra evidente impericia para sobrellevar ese momento.

Una fotografía cualquiera es un puente al pasado, otorgándole inobjetable realidad, es un recordatorio de implacable precisión, es un baúl de recuerdos donde reposan las imágenes que nuestra memoria creyó haber olvidado.

10 votos a favor:

Viejex 26 de diciembre de 2012, 14:47  

Será por todo esto que nos fastidia tanto una fotografía fuera de foco, con mala iluminación o tomada apenas un instante después de ese otro instante que era el que queríamos atesorar. Dicen algunos que la naturaleza es sabia. Si fuera cierto, además de ruedas en lugar de pies, la vida tendría algun artilugio para hacer un "replay" en cámara lenta.

Abrazo, intendente.
Aprovecho para desearle felicidades.

Dany 26 de diciembre de 2012, 19:43  

Alguien que está siendo recordado por vos en estos momentos.
Pensar que mi hijo ya tiene cientos de fotos ....y mías de bebé apenas hay un par......

Abrazo y felicidades.

Sandra Montelpare 26 de diciembre de 2012, 22:30  

Qué lindas son las fotos. Tengo la dicha de que mi padre era aficionado a la fotografía y entre otros lujitos tengo una foto a horas de nacida, mi vieja con una revista nocturno y mi hermana al lado con guardapolvo y moño azul gigante. Eso no hay digital que lo pague.
Hermoso, hermoso post, Etienne. Me puso la mente en blanco y negro y pucha, una basurita que se me metió en el ojo al recordar las tardes de revelado en el cuarto oscuro improvisado en el garage familiar.
Que tengas un 2013 increíble, Etienne!

Esilleviana 27 de diciembre de 2012, 4:34  

Hay momentos que el recuerdo de una fotografía es como un instante de vida, un retroceso que no implica desandar y avanzar, sino reforzar una sensación, un sentimiento y un afecto. Hay fotografías imprescindibles, estoy pensando en la fotografía que mi madre tiene de mis abuelos, cada vez que estoy frente a ellos los miro para que mi mente no olvide. Y ahora que lo pienso, tengo por ahí guardada su fotografía jaja, gracias, me has hecho recordar que podría echarle un vistazo...

un fuerte abrazo amigo y que el nuevo año 2013 se presente cargado de felicidad y prosperidad para ti y tus chicas :))

Any 28 de diciembre de 2012, 9:56  

Un puente al pasado que nos arranca una sonrisa o nos pone melancólicos. Un instante captado por la lente que seguirá alli, intacto, después que nosotros nos marchemos.

Me agarra medio el bajón en esta época che, debe ser que se me vienen todos esos doce meses encima de golpe. Menos mal que las vacaciones están a la vuelta de la esquina.
Le deseo un 2013 lleno de cosas buenas para ud y su familia, que los sueños se cumplan y las ganas se renueven.
Un gran abrazo desde Rosagasario!

Lola 1 de enero de 2013, 20:28  

Pienso lo mismo (no con palabras tan hermosas, claro) y me extraña que sin embargo soy tan poco afecta a retratar estos momentos... tal vez porque no me gusta verme luego en ellas. Aunque uno desupés se pregunta el por qué de esa resistencia, si "hace diez años estaba tan bien".
De todas formas esa objetividad que tienen las fotografías es demasiado cruda: ese casa no era tan grande como nos parecía de chicos, el enamorado de ese entonces no era tan hermoso/a como en nuestros recuerdos.
Calculo que a esta altura la princesa heredera tendrá miles de retratos, como debe ser de una criaturita de esta época.
Que tengan un excelente 2013
Besos!

Etienne 6 de enero de 2013, 23:43  

Viejex, la tecnología ha suprimido la espera del revelado y el margen de error se redujo a repetir la pose después de haber relojeado la vista previa. A eso culpo por la escasez de imágenes de mi pasado; a eso y a que a mi viejo le iban las diapositivas.
No hay dudas de que la naturaleza sea sabia, lo raro es que el hombre crea que es parte de ella, jeje!
Abrazos!!

Dany, recuerdo a mucha gente todo el tiempo, es un mal a causa de no tenerlos cerca. Le decía ahí arriba a Viejex mi teoría al respecto, ahora estamos todo el tiempo a la caza de reuerdos!
Abrazos!!

Etienne 6 de enero de 2013, 23:48  

Sandra, ese tipo de souvenires son irrepetibles e inolvidables. Son tesoros más valisos que el oro y más importantes que nada. Guarde, guarde!
Una de mis materias pendientes es la fotografía; guardo una cámara Yashica, réflex, con lente y zoom 100-300 de un fotógrafo que se modernizó y estoy a la espera de poder sacarle el jugo!
Besos!!

Esil, es exactamente eso que describís, un momento que no debe dejarse ir, un punto en el espacio tiempo en que se conjugaron pequeños matices para hacerlo invaluable. No dejes de mirar esa foto cada vez que puedas, es el triunfo de la memoria sobre el olvido!
Besos!!

Etienne 6 de enero de 2013, 23:54  

Any, suele ocurrir que la nostalgia pinte los recuerdos bajo su paleta, no lo evites, al contrario, es una buena forma de que el pasado no sea más importante que el hoy sin dejar de servirnos como aprendizaje. Y si es necesario regarlo con alguna lágrima, así sea.
Del bajón lo único que queda es levantarnos!
Besos!!

Lola, supongo que el hecho de hacer hincapié en lo superficial es un motivo para escudarnos en no querer aparecer en las fotos (yo las arruino con mi nariz de Garfio) pero eso ha hecho desarrollarme como un fotógrafo de buen timing! Lo importante es que el recuerdo permanezca.
La comparaciòn es inevitable, igual a mi me parece que lo que sentimos en aquella vez cuando estuvimos en el campo, cuando nos mordió un perro o cuando tocamos la arena de mar por primera vez, no se va a arruinar por la foto, sino más bien lo enriquece.
Besos para la familia!!

Veronica 8 de enero de 2013, 19:34  

Tenes otro e-mail que no sea el que tenes publicado en el perfil? Quiero enviarte algo y me lo está rebotando. ¿Me escribis a esta casilla? aticosinascensor@gmail.com

Beso.

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP