Crecer

>> sábado, 24 de marzo de 2012

Ya no estás para estas cosas, querés convencerte de que tal vez te equivocas y tu inmadurez te permite ser tan insoportable.

Pero el ciclo se cierra sobre sí mismo una vez más, repitiendo hacia la eternidad una única sucesión de hechos, la cual no te satisface pero por miedo o por cobardía no te atreves a cambiar.

Ya no estás para estas cosas, te reiteras mentalmente, pensando tal vez si me convenzo, la realidad cambie por otra, no tan dura, no tan terrenal.

12 votos a favor:

MAGAH 24 de marzo de 2012, 13:44  

No te creas esta realidad, aún cuando uno debe hacerse cargo de sus actos.

Lo que si se debe aprender es que no se puede pasar con etrna impunidad por esta vida terrenal.

Abrazo

Juan Ojeda 24 de marzo de 2012, 15:17  

Usualmente la vida encuentran tropezarnos con ese instante en el cual nos recuerda de nuestro carácter crudamente terrenal,,, y uno puede que diga: "pero a estas alturas...",

me encantó lo que puso MAGAH, no se puede pasar con eterna impunidad por esta vida terrenal.

A seguir creciendo, que duele y es maravilloso como algunos amaneceres.

Fuerte abrazo.

Mista Vilteka 24 de marzo de 2012, 21:55  

Hombre, amigo Etienne, no cabe duda que nada hay más difícil, en la curva de la vida, que saber en qué punto se está en la inflexión en donde la cosa ya no tiene regreso y más reversa tiene un avión volando. Al final, con la resignación de lo que se fue en el bolsillo, las ganas con el miedo de lo que llegará. Es que eso de madurar se lo debemos a la entropía que le tira agua a la vela.

¡Un abrazo!

¿Cómo estuvieron las vacaciones? Yo de las mías mucho sol pero sin playa ni piscina. Resultado: bronceado de taxista. :) F.

Etienne 24 de marzo de 2012, 22:49  

Magah, creer es una cosa y otra muy diferente aceptarse frente a esa realidad. Supongo que lo que quiero decir es que nuestras capacidades se van marchitando conforme la realidad se hace pasado.
Besos!!

Juan, aunque no se note (o no lo parezca) estoy feliz tropezando a cada instante con esas muestras gratis de "terrenalidad", son las cosas que te obligan a apoyar los pies sobre la tierra.
Crezco, luego interactúo!
Abrazos!!

Felipe, hay que actualizar todos los días eso de "esto lo puedo hacer, esto ya no y esto es nuevo para mi" hasta que lleguemos a tachar todos los casilleros de la lista. Subir la curva no es tan difícil como aceptar el descenso.
Te confesaba en tu blog que las vacaciones me han venido de perillas, me han dado nuevo impulso para seguir!
Ya estaré publicando alguna foto con algún texto...
Abrazo compadre F.!!

Esilleviana 25 de marzo de 2012, 19:44  

y si no dejaramos de crecer nunca?
y si continuamente estuvieramos aprendiendo, conociendo cosas nuevas y manteniendo cierta curiosidad por conocer algo distinto?

sería lo ideal...

un abrazo

Dany 25 de marzo de 2012, 20:12  

No todas las capacidades disminuyen....algunas otras florecen. Pero solo con la madurez emocional.
Abrazo !

Yoni Bigud 26 de marzo de 2012, 15:03  

Uno puede convencerse de muchas cosas, pero la brecha entre la realidad y la fantasía siempre desaparece en algún punto.

Muy bueno.

Un saludo.

GABU 26 de marzo de 2012, 17:22  

Cuando uno no se atreve a cambiar por miedo al cambio,eso es cobardía en estado purísimo!!! (y mire quién se lo viene a escribir,justamente :/)

P.D.:Y mal que nos pese,la realidad no muta con el simple hecho de desearlo,a la realidad además de ponerle el pecho hay que empujarla,o para que salga o para modificarla!!

Crecer... ¡¡Que jodido que es!!
Mucho más todavía cuando no nos decidimos a cortar ciertos 'cordones'...

BESOS Y CENTÍMETROS (?) ;)

laura 26 de marzo de 2012, 18:19  

la realidad no va a cambiar, va a seguir siendo dura y más aún. La vida nunca nos "conforma", nos da y nos quita a cada momento y ahi es donde sería conveniente haber madurado.

creame que en algun puto momento uno debe "caer" y entonces siempre es mejor haber crecido aunque sea un poco

besos Intendente

ña 26 de marzo de 2012, 23:55  

"Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real"

Quién decide cuándo es tarde y cuándo no?

Etienne 28 de marzo de 2012, 21:03  

Esil, creo que eso que planteás como ideal es lo que realmente ocurre; para mi es imposible dejar de aprender, incluso los malos ejemplos, jeje!
Besos!!

Dany, madurar me suena al paso previo a ser dulce o compota, jaja! Creo más en la acumulación de experiencias y en las enseñanzas derivadas de esto. Si me quieren acusar de inmaduro, hasta soy capaz de declararme culpable!
Abrazos!!

Yoni, gran punto ha señalado! Podemos fantasear con hacer algo y la clave de algunas existencias es unir esos dos extremos!
Abrazos!!

GABU, el cambio siempre genera dudas y miedos, pero está ahí la oportunidad de mejora. El escenario real plantea desafíos y en el enfrentamiento se aloja la chance de crecer, dejar el terreno del deseo de una buena vez!!
Besos con decisión!!

Laura, quiero creer que la vida, con sus diarios desafíos tiene como misión mostrarnos las posibilidades de crecer, de ser mejores personas, de adquirir cualidades deseadas y pulir dones propios. E incluso siendo un sabio, se puede todavía no haber caído...
Besos!!

Ña, la realidad es algo ineludible, lo cual no impide que uno viva en una fantasía, o en el peor de los casos, en un sueño nuboso imaginativo e irreal.
Tarde será cuando nos impidan soñar...
Besos!!

eMiLiA 29 de marzo de 2012, 17:33  

Uh, esa frase es dura. "Ya no estás para estas cosas" Entonces deben venir otras y estar para esas. Deben.

Abrazo.

Publicar un comentario

Mesa de entrada: aqui se recepcionan las consultas, quejas, solicitudes y reclamos. Le daremos un número de legajo y... paciencia! Es municipal, vió?

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP