El ritual

>> sábado, 20 de septiembre de 2014

Hay muchas veces que los rituales marcan cierto sentido de pertenencia, de orgullo grupal en sus miembros. Ser aceptado en una tribu urbana requiere de ciertos méritos personales que acrediten la capacidad individual para ser parte de ella.

No me estoy refiriendo a rituales de origen exótico ni violentos en el primer caso ni de grandes talentos ni méritos extraordinarios en el segundo.

En la ciudad y en el campo, entre miembros de una familia o amigos en un parque, entre un grupo de estudiantes o la típica visita a la tarde, siempre está presente el mate como enlace de la conversación, como nexo tácito entre las personas.

Todos los que trabajamos aquí tomamos mate. Algunos lo prefieren con un poco de azúcar, otros bien amarguito y hay quienes le agregan algunos granos de café. Depende de quien cebe el mate varía el hecho de que sea dulce o amargo y la velocidad de la ronda.

Compartir entre nosotros ese ritual nos hace mejores compañeros, profundiza el conocimiento personal y genera otro espacio íntimo en el cual acercar los espíritus y zanjar alguna que otra diferencia.

Y les aseguro que el mérito de recibir un reconocimiento con la frase: “¡Che, pero que buenos que están estos mates!” no lo obtiene cualquiera.

Read more...

¿Qué desean leer en la Ciudad?

Postales de la ciudad

Postales de la ciudad
Inmigrantes - Fundacion

Pagaron impuestos

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP